Fabricante de aeronaves Dornier

Dornier es un fabricante de aviones alemán fundado por el experto e ingeniero aeronáutico Claudius Dornier. Esta empresa aeronáutica, creada en el periodo de entreguerras en 1922, cerró en el 2002. Deja atrás una gran historia y logros en el mundo de la aviación. Dornier ha tenido especial éxito en el desarrollo de aviones a propulsión (turbopropulsores y turborreactores). Entre los principales modelos de avión se encuentran el Dornier 328 y el Dornier 228. Despegue inmediatamente e investigue esta antigua empresa de aviación alemana.

La historia de Claudius Dornier, fundador del fabricante de aviones Dornier
Toda buena historia comienza con un protagonista principal. En este caso es Claudius (o Claude) Dornier. C. Dornier nació el 14 de mayo de 1884 en Alemania, en la ciudad de Kempten, en la región suroccidental de Baviera. Su familia es de origen francés, más concretamente de la ciudad de Arçon, en la región de Borgoña-Franco Condado. Los padres de C. Dornier, Dauphin-Désiré Dornier y Mathilde Buck, se trasladaron a Alemania tras casarse.
Claudius Dornier siempre ha sido un apasionado de la aeronáutica del sector aeroespacial. En 1907, este joven de 23 años se graduó como ingeniero en la Universidad Técnica de Múnich. C.Dornier se nacionalizó alemán en 1913, pues tenía nacionalidad francesa por parte de sus padres, pero había vivido íntegramente en Alemania. Sin embargo, mantiene su nacionalidad francesa. Posteriormente, comenzó a trabajar en el campo de la ingeniería en la ciudad de Karlsruhe. Tras su exitosa experiencia en la empresa aeronáutica Zeppelin, C. Dornier inició varias investigaciones. Por un lado, estudia, en cierto modo, las operaciones de rutina, el diseño y la resistencia de ciertos metales ligeros. Su objetivo es innovar en el campo de las aeronaves, los aviones y los hidroaviones.
En 1922, se creó el hidroavión Dornier Wal. El nombre Wal proviene de la palabra ballena en alemán y hace referencia al aspecto de estos aviones.
Más tarde, fabricó aviones a propulsión con hélices con un ingenioso montaje. C.Dornier configura un sistema con hélices tanto en la parte delantera como en la trasera del motor. Esto proporciona tracción en la parte delantera y empuje en la parte trasera, lo que aumenta la maniobrabilidad de la aeronave. Este tipo de motorización la convierte en una referencia en este campo.
C.Dornier hizo carrera en la aeronáutica y fabricó muchos aviones, desde el estudio de los materiales hasta su montaje final. Murió en 1969, en Suiza. Tuvo cuatro hijos, entre ellos Peter Dornier, que se hizo cargo de la empresa hasta el 2002 (año en que P. Dornier murió y la industria Dornier llegó a su fin).

Dornier Wal – Crédito de la foto: flickr
La historia del fabricante de aviones Dornier
Los inicios del fabricante Dornier en el periodo de entreguerras
Según la historia de su fundador, Claudius Dornier, la empresa se creó en 1922 durante el periodo de entreguerras. Sus primeros hidroaviones Dornier Wal se construyeron en Italia, en la localidad costera de Marina di Pisa. ¿Por qué Italia? Porque Dornier tuvo que hacer frente a las limitaciones establecidas en el Tratado de Versalles. Estos hidroaviones se exportarán a todo el mundo.
Fue durante el periodo entre las dos guerras mundiales cuando Dornier vio realmente el desarrollo de su empresa aeronáutica. De hecho, los aviones Dornier, en particular sus hidroaviones de casco, son ideales y muy utilizados para las rutas intercontinentales y, sobre todo, transatlánticas. Es más, fue el Dornier (Do) Wal y sus sucesores, el Do 18 y el Do 26, los que abrieron las primeras rutas de pasajeros a través del océano Atlántico. También antes de la Segunda Guerra Mundial, Dornier fabricó el que sería el avión más grande del periodo de entreguerras, el Do X. Era un avión con nada menos que 12 motores de hélice dispuestos en parejas. Este fue apodado el barco volador. Más tarde, Claudius Dornier intentó encontrar formas de mejorar la aerodinámica de estos aviones. Por ejemplo, el modelo Do 26 tiene flotadores que pueden retraerse durante el vuelo y desplegarse antes del aterrizaje o amerizaje, ¡ya que estos aviones aterrizan en el agua! Este avance mejora el manejo de estas enormes aeronaves en el aire.

El fabricante de aviones Dornier durante la Segunda Guerra Mundial
Al principio de la Segunda Guerra Mundial, los aviones Do 26 y Do 18 estaban equipados con armas. Fueron utilizados por la Luftwaffe, la Fuerza Aérea Alemana, a partir de 1939. Estos hidroaviones se utilizarán para el reconocimiento, especialmente en el Mar del Norte. El Do 24 es un modelo trimotor que se fabricó unos años antes del comienzo de la guerra. Hizo su primer vuelo en 1937. La Fuerza Aérea Alemana pedirá más de 217 unidades. Este tipo de avión se convirtió en uno de los más importantes de la época y se utilizó para misiones de rescate marítimo. Después de la guerra, el modelo Do 24 se integró en la Marina francesa. Del mismo modo, Dornier presentó el Do 17, un avión militar que recibió el apodo de «lápiz volador» por su delgado fuselaje.
Luego, al final de la guerra, se fabricó el Dornier 335, que hizo su primer vuelo en 1943. Era un avión bimotor y en su momento fue nombrado el avión más rápido de su clase, con una velocidad de 765 km/h. Y, como novedad en su momento, fue con este avión con el que se instaló el asiento eyectable.

La historia de la posguerra de Dornier
Durante la guerra, Dornier era una industria aeronáutica que fabricaba aviones para la guerra y, por tanto, producía armamento, en cierta manera. En Alemania, después de la guerra, se lleva a cabo una desnazificación. Dornier no es juzgado por ello, pero su empresa queda mal parada. Su fábrica cerca del lago de Constanza fue destruida. Así pues, Dornier se trasladará a la ciudad suiza de Zug. De hecho, durante un tiempo después de la guerra, la construcción de aviones estuvo prohibida en Alemania. Además de su fábrica en Suiza, ensambla sus aviones en España. Cuando se levantó la prohibición, instaló una nueva fábrica en Lindau (Alemania).
No fue hasta 1956 cuando Dornier se recuperó finalmente con la producción sucesiva de los aviones Do 27, Do 28 y Do 31.
En 1962, a la edad de 78 años, Claudius Dornier legó su empresa a sus hijos y se retiró de su cargo. La empresa Dornier sigue funcionando y, posteriormente, desarrolla un avión de hélice, el Dornier 228 y el Dornier 328. Ambos son aviones de corta distancia.
En 1985, la empresa aeroespacial familiar Dornier fue adquirida por el fabricante de automóviles Daimler Benz. Posteriormente, en 1996, Dornier fue vendida a Fairchild, un fabricante de aviones estadounidense. Fue el declive de la empresa Dornier. Después de demasiados costes y proyectos inacabados, la empresa quebró en el 2002. Cierra definitivamente sus puertas y marca el fin de la historia del fabricante de aviones Dornier.

Los principales aviones del fabricante de aviones Dornier

El Dornier 328: Este modelo de avión es un bimotor especializado en el transporte regional y de corta distancia. Después de haber fabricado numerosos aviones para el ejército y también hidroaviones, Dornier quiso diversificar su oferta. Nace el Dornier 328, un avión regional con 33 plazas para los pasajeros a bordo, más los miembros de la tripulación en una espaciosa cabina. Hizo su primer vuelo en 1998 y fue certificado al año siguiente. Hasta la fecha, hay unos 100 ejemplares del Dornier 328 en servicio.
El interior de la cabina mide 1,87 m, lo que permite que la gran mayoría de estos pasajeros se sientan cómodos y no apretados dentro del avión. Este avión regional cuenta con todos los servicios a bordo, con un aseo y una pequeña cocina bien equipada.

Dornier 328 – Crédito de la foto: Commons Wikimedia (KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA)

El Dornier 228: Fue fabricado a partir de los años 80 y precede al Dornier 328. Se trata de un avión regional capaz de transportar a 16 pasajeros, pero también de hacer vuelos de carga para el transporte de mercancías. Al igual que el Do 328, este avión regional es ideal y rentable para distancias cortas. De hecho, su autonomía es de 1800 km. Esta aeronave ha sido alabada y reconocida por su robustez y eficacia en entornos complicados. Además, tiene la capacidad de aterrizar en pistas cortas y, a veces, poco aprovechables. Esto le ha valido el apodo de «el camión del aire».

Dornier 228 – Créditos de la foto: Commons Wikimedia
En AEROAFFAIRES, nuestros expertos en aviación privada están disponibles todo el día, todos los días de la semana, para responder a sus peticiones de flete. Póngase en contacto con nosotros en el +33 (0) 1 44 09 91 82, o solicite nuestro presupuesto en línea.